20120616-092721.jpg

Advertencia!
Parte 1 de 3 (es decir la primera que se lee!! Jajajajaja, parece obvio pero como los post tienen lógica inversa, en cuanto estén las tres partes la tercera será la primera! Bienaventurada!)

***Pues eso, como supongo que va a ser una entrada un poco larga, con el permiso de mis lectores parto la misma en tres post:
1.-el arroz, ¿fuimos los españoles? Un poco de historia sobre el arroz.
2.-el arroz variedades y cómo es por dentro esa joyita. Las tres partes del arroz, las variadades de arroz y la magia de la cocción (las amigas amilosa y amilopectina)
3.-Consejos para ser el crack del arroz! (la paella, el rissoto, el arroz con leche, el arroz para sushi y algunas elaboraciones “avanzadas”.********

Disertación previa 1
A modo de introducción en esta primera entrada sobre el arroz, dejadme contaros por qué me dio en este preciso momento por el cereal. Pues estaba desesperado con el arroz en Argentina. Por mucho que buscaba sólo encontraba una variedad de arroz, la más extendida por estas tierras: el arroz largo fino o los vaporizados. En algún lugar pude encontrar lo que ellos llaman arroz doble para rissoto, que tampoco me terminaba de entusiasmar.
Probé distintas marcas, cocciones, usos…

Recorrí decenas de supermercados, tiendas de delicatesen… Hasta que llegué, como no (el mismo lugar donde pude comprar una olla a presión decente) al Barrio chino de BsAs, en el barrio porteño de Belgrano.

Disertación previa 2
•••Hago un inciso (si, ya lo se que es un inciso dentro de otro inciso. Este incluso es un inciso dentro del inciso dentro del inciso… ¿Conté alguna vez que tengo tendencia a irme por las ramas? ok, pasemos al inciso 2 y mantengamos la calma: ¿por qué en Madrid no hay un China Town? Un buen barrio chino como en cualquier otra ciudad del mundo? Si, es verdad que hay algunas tiendas por Plaza España, Lavapies,… Pero no hay un verdadero barrio chino con sus dos o tres calles con adornos chinos, esas portadas de arco en la calle… Bueno, tal vez el modelo espanol, sin necesidad de gueto aparte, salpicados por cualquier calle (y ahora realmente lo están; después de las tiendas de veinte duros llegaron las fruterías, después los supermercados, tiendas de ropa,…). Pero, bueno, viendo los barrios chinos de otras ciudades yo lo echo en falta en Madrid••••

Volviendo de los cerros de Úbeda (expresión de mi pueblo -dale al googlemap si quieres saber donde está Úbeda y Lucena): que ya estaba casi a punto de abandonar mi búsqueda de arroz en este país y resignarme a ese grano largo fino (e insípido, debería decir también en la etiqueta) cuando en el barrio chino encontré mi salvación!!! No, no me hice budista, encontré el Arroz de Sushi!!!!!! Por kilos, decenas de kilos, sacos gigantes de un arroz redondito, blanquito, glutinoso, que gelifica casi (dije casi, perdonadme los exquisitos, casi como el arroz de bola D.O. Calasparra -ya hablaremos más adelante de esta maravilla!)

Ummmmmmmmmmm! Estoy salvado!!! Podré hacer de nuevo paella, arroz negre, arroz a banda…

Gracias, gracias, gracias China, por esa variedad de arroz japonica que yo pensaba que (como en España) era la mas consumida en el mundo.
Bueno, pues en esta aventura en la búsqueda de arroz las ultimas semanas, leí mucho, me enteré de cosas que no sabía, descubrí algunos mecanismos que aunque (como otras muchas cosas de la cocina) sabemos por los truquillos de la abuela, no sabemos realmente la razón científica que hay detrás. Y, sobretodo, probé mucho mucho arroz.

La Historia (esa bonita forma de comenzar)
Vayamos por partes (que dijo Jack el Destripador). Un poco de historia que siempre viene bien (esto no lo dijo Jack o, al menos, no está documentado).

Algunos historiadores afirman que este cereal es nativo del Sureste asiático y se cultiva desde hace más de 7 000 años. Se tienen evidencias de su cultivo, anteriores al año 5000 a.n.e. en el oriente de China, y antes del año 6000 a.n.e. en una caverna del norte de Tailandia. Osea, hace la tira de años!!!

El temita de la nacionalidad (como casi siempre) es más peliagudo. Estudiosos del tema, consideran que el arroz es oriundo de Asia meridional, porque crece silvestre en la India, Indochina y China, otros investigadores aseguran que el cereal se originó en África y luego se trasladó al Asia y una tercera hipótesis afirma que surgió en ambos continentes a la vez. Yo, para no quedar mal con nadie me apunto a la tercera hipótesis ;-p

Y ya que sabemos el dónde -más o menos- vayamos al Cuándo

La literatura china considera al arroz como el alimento básico de ese pueblo desde el año 3000 a.n.e. donde se indica que la siembra de este cereal era motivo de una gran ceremonia y señala que el arroz se domesticó entre 1000 y 1300 años a.n.e. Dicen los historiadores, que es desde Asia, donde comienza a difundirse el arroz hacia la India, durante la invasión de los Arios.

Según los historiadores, entre los griegos y romanos, el arroz se consideraba como una especia exótica de lujo que se traía desde el Oriente, útil solamente para las personas más ricas de la sociedad. Ellos veneraban el cereal sobre todo por las propiedades del agua de arroz muy eficaz para los problemas intestinales.

Ok, ok, ok… Mucha China, India,… Pero, a ver si fuimos los españoles los primeros en plantar los primeros arrozales?

Pues si, pues si, mis queridísimos lectores. Después de esos oscuros orígenes por las asias, mis compatriotas andaluces (de la Al-Andalus árabe) fuimos los responsables de introducirlo en occidente y de España también a América. Ja, ja, ja!!!!! Jamás hubiese pensado que fuéramos la puerta de entrada del arroz al resto del mundo! Pues si, seguramente los árabes, asentados en el reino del Al-Andalus, fueron los responsables de los primeros arrozales. Y desde España probablemente entró el arroz a Italia por los árabes, alrededor del siglo IX d.n.e.

En cuanto a América, la historia afirma que al “nuevo continente” llegó el arroz en el segundo viaje de Cristóbal Colón. Aunque parece que la semilla no germinó así tan fácil y necesitó unos cuantos saquitos y mimo en su cultivo hasta conseguir que la semilla agarrase por estas tierras. Quien lo iba a decir!

Al margen del origen (otro día os cuento lo de que el Arca de Noé acabó en la Sierra de Aras, Lucena, Córdoba, España -mi pueblo-) lo curioso, cuando te pones a indagar un poco en la historia, es que el arroz era considerado como un artículo muy caro durante toda la Edad Media, en la que se consideraba un lujo propio de las personas más ricas de la población. La historia recoge la anécdota, por ejemplo, de que el conde Saboya en el año 1250, compró cierta cantidad de arroz para la preparación de dulces especiales para su corte, como una cosa a destacar (y en aquella época no se publicaban noticias al estilo Facebook: “me he ido al súper a comprarme un kilo de arroz para hacerme una paellita”)

Y desde entonces hasta ahora, donde es ya no solo un alimento indispensable en algunas partes del globo, sino signo religioso (en Japón por ejemplo forma parte de ceremonias religiosas), de identidad nacional, como en España con la paella, o de costumbres tan kich y tan interiorizadas en nuestra cultura como esa de echar a los recién casados arroz por la cabeza para desearles fertilidad y abundancia!!! Qué bonito (y qué fotos más horteras esas llenas de arroz, jajajaja)

Juro que en esos momentos de éxtasis arrocil les metería un kilo de arroz vaporizado de grano largo a alguien por… (me caliento, sorry, y es que tengo poca amilosa)

Ahhhhhh pillín, que quieres saber qué es la amilosa? Y cuál es el secreto para que el arroz quede pegadito o suelto? Y por qué el rissoto suelta una cremita, y por qué la paella se deja reposar, y por qué unos lo lavan, otros lo sofríen…

En la segunda parte: Conoceremos a las amigas amilosa y amilopectina, que son “la madre del cordero” (quiero decir los almidones del arroz y lo que condiciona todo, preparaciones, cocciones, resultados, variedades,…)!!!

Anuncios